La endodoncia es un proceso que salva al diente de ser extraído y permite que siga funcionando con normalidad. Es recomendable realizarla antes de que la pieza dental esté muy dañada. Estos son algunos de los síntomas que podrías sentir:

  • Alta sensibilidad al calor.
  • Molestia al morder o masticar.
  • Inflamación.
  • Cambio de color del diente a un tono más oscuro.

Por lo general estas molestias están asociadas a una caries. Según el grado de evolución de la caries (tamaño y profundidad), pueden aparecer estos síntomas. Generalmente, cuánto más cerca está la caries de la pulpa dental, más dolorosa suele ser y más molesta al calor.