El primer diente aparece normalmente a los 6 meses (aunque puede variar en cada niño) y a continuación salen el resto de dientes temporales (dientes de leche).

Si se sospecha de algún problema bucal, la primera visita se recomienda durante el primer año de vida del niño. Si los dientes se desarrollan con normalidad, la primera visita al odontopediatra puede esperar hasta los 5-6 años.