Pueden existir muchas razones por las que aparecen caries. La forma en que nos cuidamos los dientes después de las comidas, la presencia de flúor en el agua y la crema dental que utilizamos. La herencia genética juega un papel importante: hay personas que son mucho más susceptibles que otras de tener caries por tener más bacterias que se encargan de causar la caries y dañar la superficie dental.